12 nov. 2017

ORGANIC CHOCOLATE CHEESECAKE



El cheesecake es desde principios del siglo XX un icono dulce para los neoyorquinos, cada cafetería se precia de tener una versión propia de este pastel en sus menús, aunque la autoría de la versión genuina se le atribuye a Arnold Reuben, un joven alemán que llegó a Estados Unidos para dedicarse a la restauración y que tras ser invitado a una cena donde probó una tarta de queso muy especial no paró hasta conseguir su propia versión, la del cheesecake neoyorquino.


10 trucos para conseguir el cheesecake perfecto


1. El cheesecake está mucho más sabroso de un día para otro (como casi cualquier receta de repostería). No seas impaciente y caigas en la tentación de probarlo recién salido del horno, te prometo que la espera valdrá la pena.

2.Todos los ingredientes necesarios para la receta deben estar a temperatura ambiente.

3. Lo ideal, es utilizar un molde redondo tradicional, con aro y fondo desmontable. Así nos resultará mucho más sencillo presentarla y que quede perfecta.

4. La base de galletas podemos tanto enfriarla en la nevera como hornearla (dejándola enfriar antes de poner el relleno). Yo te recomiendo hornearla, conseguirás una base mucho más crujiente.

5. Para mezclar los ingredientes de la masa, debemos hacerlo con la batidora a la velocidad mínima. Así evitaremos añadir aire a la preparación ya que si no, durante la cocción, esas burbujas de aire subirían a la superficie y la tarta se agrietaría al enfriarse. Ahora ya sabes por qué a casi todo el mundo le sale el cheesecake roto… excepto a ti, a partir de ahora. 

6. Es muy importante que te asegures de que no quedan grumos de queso en la masa, éstos no se desharán solos en el horno. Para que quede todo bien integrado, es importante que el queso esté también a temperatura ambiente a la hora de batirlo.

7. No utilices ingredientes light, la grasa es necesaria en esta receta. Sí, lo sé, te acabo de romper el corazón.

8. Para hornear la tarta, puedes hacerlo con o sin baño maría. En ambos casos, al terminar el horneado, pasa un cuchillo mojado en agua caliente alrededor del molde. Esto evitará que la tarta se agriete al encogerse mientras enfría.

9. Deja enfriar el cheesecake en el horno antes de meterlo en la nevera.

10. Si quieres conseguir un corte limpio a la hora de presentarlo, en truco de usar un cuchillo mojado en agua caliente también te será muy útil.







ORGANIC CHOCOLATE CHEESECAKE 

Para la base (molde de 15 cm de diámetro):

  • 170 g de galletas tipo María
  • 3 cucharadas de azúcar moreno
  • 95 g de mantequilla

Para el relleno:

  • 800 g de queso cremoso (no light)
  • 160 g de azúcar blanco
  • 2 cucharadas de harina
  • 4 huevos M
  • 65 ml de nata de montar
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta

Precalienta el horno a 180° y engrasa tu molde con un poco de mantequilla o spray desmoldante.
En primer lugar, tritura las galletas hasta que parezcan pan rallado. Mézclalas con la mantequilla fundida, y el azúcar moreno.
Cubre la base de tu molde con la masa, al menos, unos 3 cm de altura, y reserva el molde en la nevera para que endurezca.
Mientras se enfría, prepara el relleno.
Bate el queso cremoso con el azúcar blanco y la harina hasta que la mezcla sea homogénea. Incorpora los huevos, uno a uno.  Finalmente, añade la nata y la vainilla, y mezcla de nuevo hasta que estén bien integrados.
Saca la base de la nevera y la rellénala con la masa de queso.
Hornea la tarta durante 15 minutos a 180° y después baja la temperatura a 120° y continúa horneando, al menos, 60 -70minutos, o hasta que toda la superficie haya cuajado y sólo quede el centro un poco húmedo.
Deja que tu tarta enfríe a temperatura ambiente y en ese momento resérvala en el frigorífico.

Ganache de chocolate:

  • 200 g de chocolate negro
  • 200 ml de nata para montar
Troceamos el chocolate y lo ponemos en un bol que resista el calor. Calentamos la nata en un cazo o en el microondas, hasta el punto de ebullición, y la vertemos sobre el chocolate. Dejamos reposar un minuto.
Mezclamos suavemente con unas varillas; veremos que al principio tiene un aspecto poco homogéneo, con trozos pequeños del chocolate que se distinguen en la nata, pero a medida que batimos con suavidad vemos que se forma una crema de chocolate que tendrá un aspecto brillante, denso y suculento. 
En este caso vamos a dejar reposar la crema hasta que esté a temperatura ambiente para que quede una textura densa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario